Mi re-conciliación con el curro (#ConciliemosUnMundoMejor)

Hace tantísimo tiempo que no me siento tranquilamente a escribir, que no se ni por dónde empezar. La vuelta al cole se acerca inexorablemente y aprovechando que en muy pocos días tendremos en Twitter la 3ª quedada para luchar por una conciliación digna, os quiero contar cómo ha sido mi último año, intentando conciliar el trabajo y el cuidado de mi familia.

En 2016 empecé a trabajar como recepcionista en una empresa con un contrato de 20 horas a la semana (completaba la jornada laboral de una chica que había solicitado una reducción). En mayo de 2017 nació La Santa y en agosto de ese mismo año al finalizar la baja de maternidad, solicité un año de excedencia.

Durante mi excedencia, he mantenido el contacto con algunos compañeros de trabajo y me han contado las dificultades para cubrir mi puesto. Aunque claro, las condiciones económicas y laborales no eran ninguna maravilla y sino decidme qué opináis:

  • Horario de 13:30 a 18:30 de lunes a jueves (con 30 minutos de descanso para comer) y de 13:00 a 15:00 (si hermosos si, el viernes tenía que conducir 20 minutos ida + 20 minutos vuelta para estar en la oficina durante 2 horas!).
  • Imprescindible coche, porque la empresa está en un pueblo a 15 km. de la ciudad (por lo que en combustible se van unos 150€ al mes).
  • El trabajo es sencillo pero con una carga de trabajo importante.
  • Salario: 450€ brutos mensuales

Dicho de otro modo, lo que ganaba lo invertía en gasolina y en la guardería (privada, porque ninguna guardería municipal abre más allá de las 5 de la tarde) y YA! El resto de gastos ordinarios y extraordinarios recaían en Elpadredelascriaturas.

Supongo que habéis llegado a la misma conclusión a la que llega todo el mundo con el que he hablado del tema: “¿para qué trabajabas, para pagar a otros que cuidaran de tu hijo? Para eso, mejor quédate en casa disfrutando de sus primeros años”. Ya, económicamente está claro que no me compensaba, pero al menos cotizaba (poco, pero todo suma), y en mi CV no hay un periodo en blanco (en las entrevistas penalizan mucho ese tipo de cosas y lo se por experiencia). Además sentirme útil más allá de mi faceta de madre me gusta y lo necesito.

He perdido el hilo ¿por donde iba? Ah si, solicité una excedencia de un año. Mi incorporación era a mediados de agosto de este año. Mi preocupación era cómo podría compaginar los horarios de entrada y salida del colegio del Bicho (se acabaron los horarios flexibles de la guardería), dejar a La Santa con los abuelos (y así ahorrarme el dineral de la guardería), llegar a tiempo al trabajo y no morir al final del día. Al fin y al cabo, eso es lo que nos han enseñado que es la conciliación… correr a todas horas para intentar llegar a tiempo a todo.

En abril mantuve varias conversaciones telefónicas con mi jefe sobre mi incorporación. Mi compañera del turno de mañana había dejado de forma indefinida su puesto y no estaban contentos con la sustituta, así que me ofrecieron trabajar a jornada completa. Le propuse cambiar de horario e ir por la mañana que es cuando hay mayor carga de trabajo, pero no le convenció el cambio porque encontrar a alguien para el turno de tarde era más difícil. En este punto, mi jefe comenzó a ponerme pegas: “supongo que querrás pasar más tiempo con tus niños, que son muy pequeños…”, “a lo mejor no te interesa volver…” Increíble… ¿en qué punto habíamos pasado de las buenas palabras y del te echamos de menos a lo mejor para todos es que no vuelvas?

La verdad es que no me seducía la idea de salir de casa a las 7 de la mañana y llegar a las 7 de la tarde y pasarme el día sin ver a mis peques. Pero el trabajo me gustaba y le propuse hacer jornada completa pero con un horario un poco adaptado a mis necesidades (de 8:30 a 13:30 y de 15:30 a 18:00 de lunes a jueves y de 8:30 a 13:30 el viernes). Esperé su respuesta durante un mes… un mes!!! Se perfectamente que tenía derecho a reincorporarme a mi puesto de trabajo con las condiciones que tenía antes del inicio de la excedencia, pero ante la incertidumbre de mi futuro en la empresa. Comencé a echar CVs y para mi sorpresa me llamaron para hacer una entrevista a los pocos días y en mayo cambié de trabajo. Me parece injusto que a los trabajadores que solicitamos reducciones de jornada o excedencias se nos vea como una carga o que se dude de nuestro compromiso con la empresa.

Ahora, sigo trabajando a media jornada (de momento sigue siendo la mejor opción que he encontrado para poder hacerme cargo de mis nenes). Mi horario es de 10 a 14 de lunes a viernes, pero mis jefes (si, tengo varios jefes) me dan cierta flexibilidad horaria. No me voy a hacer millonaria, pero ahora cobro 200€ más que antes trabajando las mismas horas. El trabajo me gusta y hay posibilidades de promoción en un futuro. ¿Qué más puedo pedir? Pues que la conciliación que nos venden sea algo real y no solo sirva para quedar bonito en documentos legales o en las campañas políticas, y que nos den más facilidades para poder hacer algo tan básico y necesario como poder cuidar de los demás.

Os dejo aquí el enlace a un post donde tenéis toda la información sobre la quedada de este año. Os espero en Twitter Guerrer@s!!!!

ConciliemosUnMundoMejor

P.D.: Si te ha gustado el post, no olvides dar a “me gusta”comentar o compartir. Si eres nuev@ por aquí, suscríbete! y te mantendré informad@ de las novedades del blog. Y recuerda que también me encontrarás en Twitter y Facebook.

Anuncios

4 comentarios en “Mi re-conciliación con el curro (#ConciliemosUnMundoMejor)

  1. que te voy a contar, yo he hecho mil maravillas buscando la conciliación. De lo que he estudiado me olvido de trabajar. Finalmente encontré una plataforma online en la que diseño cursos y me quedo con una comisión por curso vendido. No me quejo. No tengo unos ingresos fijos pero rondan entre los 200 y 400 euros, y lo hago desde casa en el rato libre que voy teniendo.
    Además para complementar soy camarera en un bar de copas los fines de semana por otros 400 euros al mes.
    Un rollo ver que finalmente he encontrado la conciliación en cosas que no son para nada “lo mio”

    Le gusta a 1 persona

    • No hay voluntad ni política, ni empresarial, ni social para cambiar las cosas. Jornadas intensivas, mejoras en los convenios para poder ir al médico con hijos o familiares dependientes, flexibilidad horaria, trabajo por objetivos, jornada laboral de 35 horas semanales… y si hacemos un brain storming seguro que se nos ocurren muchas más medidas que nos ayudarían a no renunciar a trabajar “de los nuestro” y tener que reinventarnos constantemente para no ser esclavos de nuestro trabajo.
      Espero que poco a poco consigamos crear conciencia y las cosas cambien.
      Un saludo!

      Le gusta a 1 persona

  2. Me alegro mucho que encontraras algo mejor y donde te valoren más!! Yo cuando pedí la reducción después de nacer la niña me la denegaron y pedí una excedencia…pues me intentaron engañar intentando que firmara una baja voluntaria 😒😒 Como me di cuenta y no lo hice, intentaron echarme por los medios más rastreros. Al final como me encabroné me tuvieron que dar la reducción pero puteandome todo lo que pudieron. Menos mal que tengo buenas compañeras…La primera semana ya le tuve que decir a mi jefe que como me los tocara lo denunciaba. Por suerte ahora tengo una jefa que es una pasada y estoy muy contenta( el otro se piró)

    Le gusta a 1 persona

    • El mundo empresarial tiene que cambiar el chip. Ya está bien eso del “compromiso con la empresa”, yo trabajo mejor si las condiciones laborales son buenas y mis jefes me apoyan y valoran. No si trabajo más horas y están detrás de mí todo el día con el látigo. Poder conciliar el trabajo y la vida personal, hace que el trabajador esté más feliz y sea más productivo.
      Me alegra que tus condiciones mejoraran al cambiar de jefe 😊. Un saludo!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.