Que he aprendido en dos años (y pico) como blogger

El 26 de junio de 2015 creé este blog porque tenía unas inquietudes comunicativas que no podía satisfacer con la gente de mi entorno. O dicho de otra manera… los que me rodeaban estaban más que aburridos de oírme hablar de mi nene, de mi parto, de mocos, de babas, de caca y en general de mis cosas de mamá primeriza.

Quería compartir con el mundo todas las cosas nuevas que estaba aprendiendo sobre el embarazo, el parto, el postparto, el porteo, el sueño del bebé, la lactancia materna… Al principio no sabía nada de nada sobre este mundillo, yo me dedicaba a escribir, publicar y esperar que alguien hiciera click en mi enlace (luego supe que eso no funcionaba así). Descubrí a muchas otras madres (y padres) que hacían lo mismo (y yo me creía muy original…), por aquella época leía muchísimos blogs de maternidad (tenía bastante más tiempo “libre” que ahora) aunque me daba un poco de vergüenza dejar comentarios (menuda imbécil estaba hecha).

Poco a poco fueron llegando las primeras visitas y con ellas, los primeros seguidores. Tardé bastante en aparecer en las RRSS y las utilizaba únicamente para promocionar los post nuevos. Durante un tiempo creí pertenecer a una comunidad bloguera (aunque como en la vida, cada uno va a su bola) y todo eran unicornios, arco-iris y purpurina…

Mi blog es del montón, no me considero especialmente ingeniosa, a veces se me cuelan faltas de ortografía y los temas sobre los que escribo probablemente ya han sido tratados por cientos de blogueros antes que yo… Pero escribir me hace feliz, me ilusiona pensar en un nuevo tema para algún post, me paso horas dándole forma en mi mente y otras tantas (habitualmente de madrugada) redactando y revisando una y otra vez hasta que queda como quiero. Es mucho trabajo, pero compensa cuando recibes el feedback de la gente y ves que les ha gustado.

Escribimos para contar historias, pero seamos sinceros… todos los que hemos creado un blog (y me refiero particularmente a los de maternidad, con los que estoy más familiarizada), hemos albergado en algún momento la esperanza de poder vivir de ello. Muy pocos pueden presumir de haberlo conseguido (no sin mucho esfuerzo, grandes dotes de creatividad y un poco de suerte) y el resto tenemos que conformarnos con tenerlo como mero entretenimiento. He visto mucha competitividad entre blogs de la misma temática y me parece algo ridículo cuando según casi todos es “sólo un hobby“.

Lo confieso, a mí me ha pasado, me he sentido frustrada porque no se cumplían mis expectativas. Pensaba que “crecer” era cuestión de tiempo y poco a poco y sin darme cuenta comencé a preocuparme cada vez más por las cifras… nº de visitas, likes, comentarios, seguidores, puesto que ocupaba en el ranking de Madresfera… me preguntaba porqué Fulanita estaba más arriba si acababa de abrir su blog y porqué a Menganita le seguía más gente… qué estaba fallando ¿el diseño? ¿el contenido? ¿la redacción? ¿las imágenes? ¿el marketing? ¿el SEO?…

Me sentía desmotivada y estancada… ¿pero porqué? solo era un hobby ¿no? Qué más daba estar arriba o abajo, publicar una vez al día o una vez al mes, tener uno o mil seguidores… Sentía que ya no era yo misma, era la que creía que tenía que ser para gustar más, para tener más visitas. Y aún así, de nada me sirvió. Cuando llegó el inevitable bloqueo creativo decidí parar y alejarme durante un tiempo ¿merecía la pena seguir?

El blog que comenzó siendo un hobby, una forma de desahogo acabó convirtiéndose en una fuente de estrés para mí. Si quería seguir, algo tenía que cambiar. Decidí no volver a revisar las estadísticas, no mirar el ranking semanal de Madresfera (esto último fue fácil porque estuvo inactivo durante una buena temporada) y centrarme en escribir sobre los temas que más me gustaban (aunque no generaran visitas) sin marcarme fechas límite para publicar.

Tomándome el rumbo del blog de forma más relajada, comencé a sumergirme más en Twitter y lo que he encontrado allí la verdad es que no me ha gustado demasiado… Tweets, Retweets, menciones, no menciones, follows, unfollows, bloqueos… supongo que Twitter es así, un mundo de dimes y diretes muy parecido a la vida real.

Durante este tiempo, hay cinco cosas que he sacado en claro:

  • Hay que definir tu objetivo, qué es lo que realmente quieres conseguir: Dar a conocer tu marca personal, conseguir colaboraciones, contar tu experiencia… y ser consecuente.
  • Si el blog es simplemente un hobby, olvídate del número de seguidores, de visitas y de rankings que solo te llevarán a una competencia inútil y posiblemente a la frustración. Concéntrate en escribir sobre lo que te gusta.
  • No es malo tener ciertas expectativas, pero no esperes que el éxito venga a ti sólo. Diseña tu hoja de ruta acorde a los objetivos (reales) que te has planteado a corto, medio y largo plazo.
  • Conocerás a mucha gente a través del blog y las RRSS. Como en la vida 1.0, habrá personas maravillosas y otras que te desilusionen con el tiempo. Así es la vida, no gastes energía inútilmente preguntándote porqué algunos son como son.
  • No codiciarás el éxito ajeno. La envidia es uno de peores sentimientos, amarga al que lo padece. Trabaja duro para mejorar, pero sin compararte constantemente con otros.

Dos años y pico después de empezar, el blog se encuentra al final de mi lista de prioridades. Publico cuando puedo y tengo algo que contar. No miro estadísticas, ni en qué puesto estoy en el ranking de Madresfera porque sinceramente me da igual (estar en el puesto 1500 o en el 4000 no determina lo bueno o malo que es mi blog). Mis publicaciones ahora reciben menos “likes” y es posible que mis contenidos no sean de interés para la mayoría de vosotros. Pero de vez en cuando recibo en mi e-mail, un correo de alguien pidiéndome consejo y me gusta saber que mis palabras no han naufragado en la inmensidad del ciberespacio.

¿Qué he aprendido tras dos años y pico como blogger? Pues que no debo olvidar mi verdadero objetivo en la vida: Ser feliz.

 

P.D.: Si te ha gustado el post, no olvides dar a “me gusta”comentar o compartir. Si eres nuev@ por aquí, suscríbete! y te mantendré informad@ de las novedades del blog. Y recuerda que también me encontrarás en Twitter y Facebook.

 

Anuncios

19 comentarios en “Que he aprendido en dos años (y pico) como blogger

  1. Cuanto más te leo mejor me caes jajaja de verdad! Yo no se ya la de veces que he abierto y cerrado un blog llena de frustración y de desmotivación. Y ahora, de verdad, que me lo estoy pasando genial escribiendo. Pasando ya de todo y sin idea de ese tal DonSeo 🙂

    Le gusta a 1 persona

    • Jajajaja… pues mira que soy borde y no suelo caer bien de primeras,así que te aconsejo que dejes de leeer y así te llevarás una buena impresión de mí.
      Al final lo importante es pasarlo bien,sino mejor dejarlo, que el mal rollo traspasa la pantalla.

      Me gusta

  2. A mi me pasó tambien! creé el blog a raiz de ver las influencers en IG. Dije…¿ porque no ? tengo una historia detras que, sé que hubiese ayudado a mucha gente, pensé que un blog me ayudaría y ayudaría a otras muchas personas. Pero, me encuentro con 3, 4 visitas diarias…un día me sorprendi porque habian 900!!! y fue porque una mami se ve que habia compartido un post mio en algun grupo en FB. Ese día casi me desmayo y todo, jajaja.
    Enfin, que, poco a poco este es mi rinconcito de todo un poco. Me desahogo, o escribo cosas que, para mi son interesantes. Y si de paso le gusta, aunque sea a una persona, yo ya, feliz!

    Le gusta a 1 persona

  3. Hola! Yo llevo mucho menos tiempo bloggeando. Pero en estos meses me he dado cuenta que este mundillo es hiper competitivo y que el buen rollito es bastante fingido. Reconozco que me preocupa lo del posicionamiento, porque ojalá pudiera ser tan feliz como muchas bloggers con su otro curro maravilloso… gracias por tus palabras!

    Le gusta a 1 persona

    • Lo del buen rollito fingido está demasiado extendido por desgracia… cuando aterrizas en la blogosfera todo el mundo es muy guay (muchos es para que les sigas y compartas sus contenidos) y con el tiempo… digamos que a todos se nos ve un poco el plumero.
      Por cierto María, muy interesante el blog… os vigilaré de cerca, que me interesan los planes por Pucela (sabes que soy de Valladolid?).
      Un saludo.

      Me gusta

  4. Tan cierto… Abrí #mamáave pues necesitaba sentirme parte de…(de un mundo donde a alguien le paso lo que a mi y se sienten identificados..) pues mis amigos también se cansaron de oírme hablar de mis anécdotas de la maternidad…
    Entras en competencia, claro que sí… pero como tu dices debemos encontrar la razón de esta actividad… que para mi… me da paz mental, aprendizaje y diversión.
    Un abrazo… y pd.. me encantan tus post!

    Saludos de esta ave peruana!

    Le gusta a 1 persona

    • Que importante es la paz mental… a mí escribir me libera y por eso dejar el blog no está en mis planes, aunque he aprendido a dedicarle el tiempo que se merece.
      Gracias por el reblogueo, ahora que se han dormido mis peques y tengo un ratito libre, le echaré un vistazo a tu blog.
      Saludos Mama Ave!

      Me gusta

      • Exacto!… Comunicación es parte de nosotros como humanos y en la cuarentena hay una necesidad imperante de decir aquí estoy!!!… Me escuchan…. Gracias a ti por echarle un vistazo a MamaAve..

        Le gusta a 1 persona

  5. Reblogueó esto en y comentado:
    Tan identificada con esta mamita!

    Para mi MamáAve es una forma de comunicación, liberarme y conocer personas que están pasando esta nueva y caótica etapa.

    También pensé que podía vivir de esto, pero el tiempo ni la vida me dan, por ello creo que lo tendré como un medio de desfogue, de contar mi vida y transmitir mis ideales.

    Las admiro mamis, pues así no las conozca, ser mamá es librar día a días batallas con nosotras mismas y con los demás…. a celebrar cada una de ellas!!!!

    Le gusta a 1 persona

  6. Me siento completamente identificada contigo… empiezas el blog para sacar lo que llevas dentro y enseguida empiezas a notar la corriente de la competitividad, como en la vida real! Y aunque no quieras, no puedes evitar mirar blogs ajenos y preguntarte por qué el tuyo no tiene tanto éxito o está tan abajo en el dichoso ranking de Madresfera. Creo q todos hemos pasado por ahí… Y bueno, yo también tengo mis parones y mis momentos de “para qué tanto trabajo si total la gente solo mira las fotos…”. Al final siempre llego a la misma conclusión: esto lo voy a hacer igual, lo
    voy a leer o reflexionar igual, tenga blog o no.., porque me gusta. Ya que lo hago, que no se quede solamente aquí en casa, que esta inversión de tiempo y energía les sirva a otros que este en la misma búsqueda. Y lo que tenga que ser, será.
    Un saludo y gracias por darle voz a estos pensamientos que llevan meses por ahí. Hoy me siento menos sola en la blogosfera 😉

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.