Diario de mi diástasis (V): Q&A

En Internet se puede encontrar cada vez más información acerca de la diástasis. El 90% las páginas web que hablan sobre la diástasis son de clínicas de fisioterapia o de centros médicos, lo cual está muy bien porque aportan la visión de los profesionales sanitarios que la tratan. Pero no hay demasiados testimonios de mujeres que la padecen, ese tipo de relatos son los que me gusta leer y como a mí, supongo a otras mujeres les pasará igual.

Supongo que por eso mismo algunas personas han contactado conmigo por e-mail y me han preguntado por el estado de mi diástasis tras el último embarazo (el blog todavía no he hablado de ello). También en el grupo de Facebook “Luchando contra la diástasis” hemos hablado en varias ocasiones de las dudas que nos surgen al encarar otro embarazo.

Aunque a esas personas ya les he contestado personalmente, he recopilado todas las preguntas que me han formulado e intentaré responderlas lo mejor que pueda en este post esperando que mi experiencia sirva a otras mujeres.

NOTA IMPORTANTE: TODO LO QUE CUENTO A CONTINUACIÓN ESTÁ BASADO EN MI EXPERIENCIA Y EN LA INFORMACIÓN QUE HE IDO RECOPILANDO EN ESTOS ÚLTIMOS DOS AÑOS, NO TENGO FORMACIÓN SANITARIA. SIEMPRE QUE TENGÁIS ALGUNA DUDA, LO MEJOR ES QUE LO CONSULTÉIS CON UN ESPECIALISTA. DICHO ESTO… VAMOS ALLÁ.

¿CÓMO PUEDO SABER SI TENGO O NO DIÁSTASIS ABDOMINAL?

¿Sospechas que puedes tener diástasis? Aunque lo mejor es que un profesional te evalúe, puedes comprobarlo en tu casa de una forma sencilla:

  1. Acuéstate de espaldas con las piernas flexionadas y los pies apoyados, de modo que toda la espalda esté tocando el suelo.
  2. Coloca la mano extendida a la altura del ombligo.
  3. Respira profundo para que los músculos se relajen y levanta la cabeza como si realizaras un abdominal.
  4. Si existe un espacio en la zona de la línea alba y los dedos se hunden, es señal de que tienes diástasis. Podrás notar claramente los bordes de los músculos rectos abdominales.
  5. Para calcular la medida de la separación, cuenta el número de dedos necesarios para llenar el espacio entre los músculos.
  6. Repite el proceso anterior por encima y por debajo del ombligo.

¿CÓMO FUE TU SEGUNDO EMBARAZO? ¿LA DIÁSTASIS INFLUYÓ EN ALGO?

Saber que tienes diástasis abdominal, hace que estés más preocupada durante el embarazo. Primero porque no sabes si te perjudicará en algún aspecto durante el embarazo o el parto y segundo porque no sabes cómo quedarás tras el nacimiento de tu bebé.

Al tener los rectos abdominales algo separados desde el principio, mi barriga de embarazada asomó bastante antes comparado con el primer embarazo. Por lo demás, el embarazo transcurrió con normalidad: Nauseas, vómitos, gases y estreñimiento entre otros síntomas. Por cierto, cuidado con el estreñimiento. Tener que hacer esfuerzos al defecar puede empeorar la diástasis, aseguraos de tomar alimentos ricos en fibra y mucha agua y un consejillo, cuando vayáis al baño, apoyad los pies en un banco o algo similar. 

¿ESTÁ RELACIONADA LA DIÁSTASIS CON LA POSICIÓN DEL BEBÉ EN EL ÚTERO?

Me han comentado que una de las causas por las que el bebé se quede de nalgas es por la diástasis. Desconozco si esto es verdad, no he encontrado ningún estudio que lo corrobore. Por lo que se, la posición del feto puede deberse a la forma y tamaño del útero, a la colocación de la placenta, a que haya más de un feto en el útero o por la longitud del cordón umbilical.

Os cuento, mi primer hijo estuvo de nalgas (posición podálica) hasta la semana 35 en la que decidió darse la vuelta él solito. Y mi hija estuvo bien colocada (posición cefálica) desde el principio. Así que en mi caso la diástasis no influyó negativamente en la posición de mis bebés.

¿QUÉ EJERCICIOS SE PUEDEN HACER DURANTE EL EMBARAZO?

Los abdominales hipopresivos que tanto nos recomiendan para mejorar la diástasis después del parto, no podemos hacerlos durante el embarazo. Entonces… ¿qué tipo de ejercicios podemos practicar durante el embarazo? Esta es sin duda la gran pregunta.

Con diástasis está contraindicado cualquier ejercicio que suponga aumentar la presión intra-abdominal (los abdominales tradicionales, algunas posturas de yoga (las que supongan torsiones o giros demasiado pronunciados o que trabajen los abdominales) y algunos ejercicios de pilates. También debes evitar los deportes de impacto (que impliquen correr o saltar).

Puedes hacer un montón de cosas: Pasear, nadar, elíptica, bailar (sin hacer acrobacias evidentemente), yoga, pilates, aquagym… este tema lo desarrollé en “Ejercicio en el embarazo“.

Tan importante como el ejercicio es mantener una buena postura, os dejo toda la información al respecto de la higiene postural en el embarazo: Diario de mi diástasis (II): Consejos durante el embarazo.

¿CÓMO FUE EL PARTO? ¿PODRÉ PUJAR TENIENDO UNA DIÁSTASIS GRANDE?¿CON DIÁSTASIS EL PARTO ACABARÁ EN CESÁREA?

No poder pujar eficazmente y que el parto acabe en una cesárea de urgencia es una preocupación muy común entre las que tenemos una diástasis previa al embarazo. Si bien es cierto que cada caso es diferente y hay muchos factores que pueden hacer que un parto acabe en cesárea.

En cada pujo interviene la musculatura abdominal (rectos, oblicuos y transverso) y el diafragma cuya zona central desciende (se aplana) por efecto de la inspiración profunda y la retención del aire inspirado (pujo en apnea). Por lo que tener diástasis abdominal no debería impedir tener un parto vaginal (aunque a través del grupo de Facebook “Luchando contra la diástasis”, he conocido varios casos en los que la diástasis impidió poder pujar bien).

Mis dos partos han sido vaginales. En el segundo, la dilatación fue muy rápida pero el expulsivo se alargó y fue complicado porque a La Santa le costó bajar y además estaba en posición cefálica posterior (mirando hacia arriba). Aún así, tener diástasis no impidió que mis pujos fueran efectivos.

¿HAS TENIDO ALGUNA COMPLICACIÓN POR LA DIÁSTASIS O LA HERNIA? ¿ES PROBABLE QUE SE PRODUZCA UNA HERNIA EN EL SEGUNDO EMBARAZO?

La consecuencia física más llamativa de la diástasis, es el aumento del volumen del abdomen. También aparecen bultos al realizar determinados esfuerzos como levantarse de la cama, toser o estornudar porque la pared abdominal no es capaz de contener las vísceras y éstas salen hacia fuera.

Pero la diástasis no es solo un problema estético, hay otras efectos secundarios derivados de la debilidad muscular en la zona abdominal:

  • Dolor de espalda (sobre todo en la zona lumbar). Debido a que los músculos abdominales son los que les dan soporte a la columna vertebral, la diástasis de rectos podría provocar dolor crónico en la parte lumbar de la espalda. Este tipo de dolor puede conducir a una mala postura.
  • Problemas digestivos (digestiones lentas, estreñimiento y gases)
  • Disfunciones del suelo pélvico (incontinencia urinaria, prolapso y dolor pélvico) ya que la separación de los músculos abdominales contribuye al aumento de presión intra-abdominal, que incrementa la probabilidad de lesiones en el suelo pélvico.
  • Posibles de hernias viscerales

Tras mi primer embarazo, sufrí fuertes dolores lumbares y problemas digestivos. Además me salió una hernia umbilical que a día de hoy sigo teniendo porque el médico me aconsejó no operar si no me daba problemas. Los dolores de espalda fueron desapareciendo conforme la musculatura abdominal recuperaba un poco el tono.

Después de este segundo parto, no he tenido dolores de espalda. Las digestiones siguen siendo pesadas y el estreñimiento es mi fiel compañero. Ahora mismo lo que más me preocupa son las pequeñas pérdidas de orina al toser fuerte o estornudar, así que aunque no hago de momento hipopresivos, no me olvido de mi amigo Kegel.

Durante el embarazo hay un adelgazamiento del tejido conectivo (línea alba) que une los lados izquierdo y derecho del músculo recto del abdomen, como consecuencia de ese adelgazamiento y estiramiento del tejido conectivo se pueden crear agujeros o espacios. Las hernias abdominales ocurren cuando alguna de las vísceras atraviesa estas aberturas. la verdad es que a mí no me ha dado ningún problema la hernia umbilical (más allá del estético).

Os dejo aquí el link a un vídeo de El Pollito Mamífero en el que habla de la diástasis y de la hernia uterina que tuvo durante su tercer embarazo. Si queréis más información podéis contactar con ella que seguro que os podrá hablar de este tema mejor que yo.

¿CÓMO QUEDÓ TU DIÁSTASIS TRAS EL SEGUNDO EMBARAZO?

Os contaré los antecedentes de forma muy resumida: Tras tener a mi primer hijo, descubrí que tenía diástasis de los rectos abdominales (cuatro dedos más o menos) y hernia umbilical. Fui a una fisioterapeuta especializada y comencé con sesiones de hipopresivos dos veces por semana. Me fue bien y reduje la diástasis a dos dedos y medio en nueve meses (la hernia sigue ahí, que le vamos a hacer).

Los médicos aconsejan esperar hasta recuperarse antes de otro embarazo… cuando tienes una diástasis tan grande como la mía, es difícil saber cuánto tiempo tardarás en “recuperarte” y cuánto podrás cerrar la diástasis a base de ejercicio (sin tener que recurrir a la cirugía). Yo volví a quedarme embarazada año y medio después del nacimiento de mi primer hijo, y el miedo a cómo quedaría tras el parto me persiguió desde el principio.

Han pasado cinco meses desde que dí a luz a La Santa. Tras pasar la cuarentena, con una auto-exploración en casa vi que tenía una diástasis de 3 dedos, ahora es de 2 dedos. No he hecho hipopresivos, pero intento hacer en casa ejercicios de activación del transverso, cuido más mi postura y practico yoga postnatal.

Me siento afortunada, porque la diástasis no sólo no ha ido a más en este segundo embarazo, sino que la recuperación está siendo más rápida. En esto creo que ha influido las circunstancias de cada uno de los partos (maniobra de Kristeller, expulsivos largo con muchos pujos en apnea… aunque esto por supuesto son solo conjeturas).

TENGO DIÁSTASIS ¿ME ARRIESGO CON OTRO EMBARAZO O EMPEORARÁ LA DIÁSTASIS?

Es una pregunta muy difícil de contestar, cada caso tendría que valorarlo un especialista. No es lo mismo tener una diástasis de dos dedos, que una de cinco, si se tienen hernias o no, si se tiene o no sobrepeso, el tono muscular previo al embarazo… son muchos los factores que hay que tener en cuenta.

En mi caso, un segundo embarazo no estaba contra-indicado. Y tras el parto, la diástasis no ha empeorado.

OPERACIÓN PARA CERRAR DIÁSTASIS Y CONTRA-INDICACIONES PARA UN POSTERIOR EMBARAZO

Una vez que tienes diástasis abdominal, es imposible que ésta se cierre completamente únicamente con rehabilitación (hipopresivos y otros ejercicios que fortalezcan el transverso del abdomen). La solución definitiva para unir los rectos (y ya de paso reparar las posibles hernias, eliminar estrías y piel sobrante) es la cirugía. Antes de la intervención sería aconsejable seguir un plan de ejercicios para fortalecer la musculatura.

Ojo, no estoy diciendo con esto que la única solución a la diástasis de rectos sea pasar por quirófano. Con el fortalecimiento del core se puede solucionar bastante bien para la mayoría de las pacientes, pero hay casos en los que la cirugía es la única solución.

¿En qué consiste la abdominoplastia? De forma muy resumida (disculpad si no entro demasiado en detalle sobre la anestesia, duración de la operación, hospitalización o recuperación, pero es un tema muy extenso), se realiza una incisión transversal suprapúbica (de cadera a cadera). A continuación se despega la piel y grasa abdominales del músculo. Después se hace la corrección de la diástasis y reparación de las hernias (si las hubiera) y la plicatura en la linea media abdominal. El último paso es el tratamiento del exceso de piel.

¿Podré tener más hijos tras la operación? Lo que recomiendan los médicos es no volver a pasar por otro embarazo una vez que se haya reparado la diástasis mediante cirugía, para no afectar los resultados de la misma. Sin embargo, algunos cirujanos opinan que es posible llevar adelante un embarazo, aunque es muy probable que se pierda parte del resultado quirúrgico.

Yo de momento no me planteo pasar por quirófano ya que aparte de los problemas estéticos, la diástasis no me está provocando dolores de espalda


Pues esas han sido todas las dudas que me han llegado, espero haberlas resuelto todas y que os haya sido de utilidad. Nos vemos en el siguiente post!

 

P.D.: Si te ha gustado el post, no olvides dar a “me gusta”comentar o compartir. Si eres nuev@ por aquí, suscríbete! y te mantendré informad@ de las novedades del blog. Y recuerda que también me encontrarás en Twitter y Facebook.

Anuncios

2 comentarios en “Diario de mi diástasis (V): Q&A

  1. Me parece genial tu post. Súper bien explicado. Yo no había oído hablar de ello hasta el post parto,cuando me apunté a clases de hipopresivos. Creo que deberia ser un tema a tratar con la matrona,y que todas conozcamos mejor el asunto!

    Le gusta a 1 persona

    • Muchas gracias. La diástasis es la gran desconocida enblas clases de preparto, a mí nadie me habló de que eso podía ocurrir ni cómo solucionarlo, tuve que averiguarlo todo a base de investigar y hablar con fisioterapeutas. Recuerdo que cuando empecé a hacer hipopresivos nadie sabía qué eran y ahora “gracias” a todas las Cristina Pedroche, Pilar Rubio y otras famosas se han puesto muy de moda. Ahora estoy indagando qué otras cosas se pueden hacer además de hipopresivos, que están muy bien, pero tampoco son milagrosos como algunos los pintan.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s