Diario de mi diástasis (I)

Hace tiempo ya escribí sobre mi diástasis abdominal (la que me quedó tras mi primer embarazo) y cómo los hipopresivos ayudaron a mejorarla (que no cerrarla).

Lo cierto es que nunca he tenido un abdomen superplano ni se me ha marcado jamás la “tableta de chocolate” (ójala! pero tampoco ponía mucho empeño en hacer ejercicio para ello…). Pero una cosa es tener unas “lorcillas” (a las que terminas cogiendo cariño aunque sólo sea por el tiempo que han pasado pegadas a tí) y otra cosa es el estado lamentable en el que quedó mi barriga tras el parto (y muchos meses después).

Ya sabía que tras el parto, algo de barriga queda y que poco a poco todos los organos se recolocan y TACHAN!!!! vuelves a tener…. espera… emmm… pues NO!!! a veces la barriga no te queda igual (ni parecida)… porque la piel ha quedado distendida o porque la diástasis de los rectos no termina de cerrarse y permaneces durante meses (o incluso años) en un estado de perpetua embarazada. Y como jode joroba entonces los comentarios de la gente:

-Enhorabuena… no sabía que estabas embarazada!

-Probablemente, porque no lo estoy (cara de leona a punto de atacar incluida)

big-bang-theory-funny-killing-meme

Esta suele ser mi reacción cuando alguien habla de mi barriga de no-embarazada

Molaría disfrutar de la cara que se le queda a tu interlocutor tras semejante corte, pero en lo único que puedes pensar en ese momento es cómo puedes librarte/esconder la barriga.

En mi caso tenía el lote completo: una diástasis enorme, hernia umbilical y piel distendida ¿Por qué elegir si te puedes quedar con todo? Bueno… el lote completo no… reconozco que no me salió ni una sola estría, aunque eso no impedía que mi barriga fuera declarada zona catastrófica. Pasé mucho tiempo sin querer mirarme al espejo porque no reconocía la imagen que reflejaba. Lo que peor llevaba era cada vez que alguien me oía “quejarme”, y me soltaba algo como:

– Ten paciencia, que poco a poco todo vuelve a su sitio“…

– Ya… si paciencia tengo a toneladas, pero pasan las semanas y esto sigue igual…

Aunque el auténtico problema no era estético, sino que también sufría mucho dolor en la espalda, tenía problemas digestivos, mi suelo pélvico estaba hecho polvo y apenas tenía fuerza en la zona abdominal.

Investigando en Internet di con un centro de fisioterapia y osteopatía en mi ciudad. Allí me valoró una especialista en fisioterapia obstétrica y uroginecológica que confirmó lo que ya imaginaba, tenía una diástasis muy grande y el suelo pélvico muy debilitado. Me mandó una rutina de ejercicios para realizar en casa y además empecé a ir dos veces por semana a hipopresivos.

El dolor de espalda y las digestiones mejoraron pocas semanas después de comenzar con las sesiones de hipopresivos pero tardé bastante más en ver resultados en mi abdomen (se redujo un poco el volumen de mi barriga de eterna embarazada, pero ahí seguía sobre todo después de comer). Tras nueve meses de hipopresivos, ya no pude compatibilizar más el horario laboral con la rehabilitación así que lo dejé muy a mi pesar (no solo había mejorado mi postura y me había quitado los dolores, sino que también era una actividad que me divertía y allí hablaba con otras mamis del tema en cuestión). Intenté seguir con los ejercicios en casa, pero las que tenéis niños pequeños ya sabéis lo dificil que es eso.

Poco a poco volví a encontrarme a gusto en mi propio cuerpo, la ropa me sentaba mejor aunque desde luego no me veía preparada para lucir en bikini en la playa pero ese era un mal menor.

Año y medio después de que naciera Bichillo volví a quedarme embarazada. La sombra de la diástasis y otra larga recuperación por delante planeaba sobre mí… ¿Estaba mi cuerpo suficientemente recuperado para otro embarazo? ¿Qué podía hacer para no agravar la lesión? ¿Quedaría peor de lo que ya estaba? ¿Podría afrontar la rehabilitación con dos peques en casa? ¿Hipopresivos o cirugía?… Me encontraba nadando en un mar de dudas, como la mayoría de las mujeres que se encuentran en mi situación supongo.

Tras anunciar mi nuevo estado de preñez, se sucedieron uno tras otros los comentarios sobre lo rápido que se me había empezado a notar mi embarazo (aquí tenéis un post que escribí al respecto). Que maja es la gente cuando te dan su opinión sin pedírsela (ironía en modo ON).

shut up

Otro comentario sobre mi barriga y no respondo de mis actos…

¿Alguna de vosotras ha tenido o tiene diástasis abdominal? ¿Cómo os ha afectado en vuestra vida cotidiana? ¿El tema os pilló tan de sorpresa como a mí? Porque hay mucha información sobre el postparto y la recuperación del suelo pélvico pero apenas se habla de la diástasis y sus consecuencias (me he sentido muy desamparada, ya que los médicos de la Seguridad Social no le dan importancia al tema y lo toman únicamente como un problema estético, derívándote en el mejor de los casos a un fisioterapeuta).

En el siguiente post os contaré qué cosas están prohibidas si tienes diástasis abdominal (tanto si estás embarazada como si no) y qué se puede hacer durante el embarazo para minimizar en lo posible el padecimiento de una diástasis (o por lo menos no emperorarla si ya la tienes).

P.D. Si te ha gustado el post, no olvides dar a “me gusta”, comentar o compartir. Si eres nuev@ por aquí, suscríbete! y te mantendré informad@ de las novedades del blog. Y recuerda que también me encontrarás en Twitter y Facebook.

Anuncios

4 comentarios en “Diario de mi diástasis (I)

  1. en mi caso me ha impedido hacer vida normal por más de un año: inseguridad para moverme, falta de energía, dejar progresivamente de hacer cosas, dolor de espalda, malas digestiones, etc… soy muy delgada y cuando comenté el problema normalmente me decían las típicas frases: “te ves muy bien”, “haz hipopresivos”, “ya te lo mira alguien?” (me puedes decir quién?!)… por suerte he encontrado una fisioterapia especialmente dirigida para sanar la diastasis que realmente me sirve, gimnasia que es también útil para prevenir esta lesión en mujeres primerizas. eso sí, he tenido que buscarlo todo por mi cuenta en todos los idiomas posibles! mi familia y compañero siempre me han tomado en serio 🙂

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s