Lo que nadie me contó sobre… el embarazo

El embarazo es un periodo único en la vida de la mujer, por mucho que leas o te informes, siempre habrá cosas que te no te esperas. Puede que sufras todos o sólo algunos de los síntomas más comunes en el embarazo:

  • Sueño.
    Sobre todo durante el primer trimestre, sentirás que te duermes incluso estando de pie. Es algo inevitable, en una ocasión, nada más llegar de la calle, sin haberme quitado el abrigo me senté en el sofá, encendí el televisor y PUM! cuando quise darme cuenta me había quedado frita más de media hora.
  • Falta de sueño.
    Parece algo contradictorio ¿verdad? Según va avanzando el embarazo, especialmente en el último mes, y la barriga va haciéndose más y más grande, es posible que no puedas conciliar el sueño como antes. Cambiar de posición en la cama se convierte en una odisea, por no hablar de las veces que puede que tengas que levantarte para ir al baño durante la noche.
  • Rinitis / Ronquidos.
    Durante todo el embarazo los pañuelos fueron mis grandes amigos, fue como tener alergia durante los nueve meses. La rinitis y los ronquidos van de la mano, al no poder respirar bien, comenzarás a roncar por la noche.
  • Sangrado nasal.
    Por si no fuera suficiente con no poder respirar…
  • Nauseas y/o vómitos.
    Si eres de las afortunadas que se han librado de las nauseas y los vómitos, ¡enhorabuena! Para las demás, paciencia ya que normalmente, a partir del segundo trimestre desaparecen. Es importante saber que pueden aparecer no sólo por la mañana, sino también a cualquier hora del día (o de la noche). En mi caso, empezaban a media tarde y no me libraba de ellas hasta bien entrada la madrugada.
  • Acidez gástrica.
    Cuando ya te has librado de las nauseas, suele aparecer la acidez. Y es que a medida que el volumen del útero comprime el resto de órganos, las digestiones se hacen cada vez más pesadas. Hay varias formas de combatir este síntoma: Tomar un vaso de leche a pequeños sorbos, masticar regaliz de palo o mi favorito (ya que era lo único que me calmaba): masticar chicle de menta.
  • Gases.
    Como ya os he dicho, las digestiones se hacen muy pero que muy pesadas. El movimiento del intestino es más lento y ésto provoca la acumulación de gases.
  • Estreñimiento.
    Te aconsejo llevar una dieta rica en fibra y beber al menos dos litros de agua al día, porque el estreñimiento es uno de los síntomas que te acompañarán durante todo el embarazo y se irá agudizando a medida que avance la gestación.
  • Hemorroides.
    La aparición de hemorroides está relacionada con el estreñimiento. Procura no pujar cuando vayas al baño. En el momento del parto también pueden salir hemorroides; tranquila con el tiempo se reducen o incluso pueden llegar a desaparecer.
  • Micción más frecuente.
    Incluso antes de que se note que estás embarazada, el útero al ir aumentando de volumen presionará la vejiga haciendo que tengas que hacer pis con más frecuencia.
  • Picor en el abdomen.
    A medida que crezca la barriga sentirás mucho picor en la zona, es por el estiramiento de la piel. Procura tener siempre la zona bien hidratada y no rascarte (aunque a veces resulta muy difícil).
  • Mayor sensibilidad del sentido del olfato.
    Si, el embarazo nos otorga superpoderes y uno de ellos es el super-olfato. Podrás oler una tostada quemada a kilómetros de distancia.
  • Aumento del vello corporal.
    Debido a los cambios hormonales, durante el embarazo es normal el crecimiento del vello en ciertas zonas como abdomen, pecho, piernas, labio superior…
  • Aumento de la sudoración.
    Pasé la mayor parte de mi embarazo en otoño e invierno, y a pesar de eso tenía calor continuamente (y eso que yo siempre he sido muy friolera). No quiero ni imaginar las que tengan que pasar así el verano… ufff
  • Inflamación y sangrado de las encías.
    Es normal que las encías sangren un poco durante el embarazo, aún así, te aconsejo ir al dentista al menos una vez para que te hagan una revisión.

Parece que todos los síntomas del embarazo fueran malos… pero no, también hay otros muy buenos:

  • Aumento de los senos.
    Otro de los primeros síntomas del embarazo es el aumento del volumen de los senos, se siente al principio como un dolor similar a cuando te va a bajar la regla, luego deja de molestar. Es curioso como todas las miradas se centran ahí (hasta que te crece la tripa).
  • Aumenta la libido.
    Cuando superas todos los síntomas “malos” propios del primer trimestre, de repente te das cuenta que te has convertido en la mujer más fogosa del planeta. ¡Aprovecha este momento!
  • Todo el mundo te ve “resplandeciente”.
    Puede que sea un tópico, porque yo no me vi más guapa que de costumbre, pero la gente no para de decirte lo guapa que estás y lo bien que te sienta el embarazo.
  • Las famosas “pataditas”.
    Las pataditas son algo indescriptible, de verdad. Al principio empiezan como algo muy sutil apenas perceptible y al final del embarazo aquello se convierte en un festival de golpes en las costillas y bultos en el abdomen. Y que no os engañen, son maravillosas, pero duelen un poco ;).

Y lo que a mí más me llamó la atención: El aumento del número de mujeres embarazadas y parejas con cochecitos de bebé por la calle… jejeje. Es algo en lo que no te fijabas, pero cuando estás planificando tener un hijo o cuando te quedas embarazada sucede de repente, allá donde vas te encuentras bebés por todas partes.

¿Y tú que sentiste? Cuéntamelo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s